¿ENTIENDES EL COMPORTAMIENTO DE TU MASCOTA?


¿Te ha pasado a ti también que a cierta hora de la noche tu gato, tu cachorro o tu conejo, se ponen a esprintar como locos por toda la casa sin motivo aparente?  O que le rascas la barriga ¿y se le descontrola la pata? Que no cunda el pánico, tu mascota es "normal".

La hiperactividad por la noche se debe a que los animales tienen picos de actividad de distinta intensidad a lo largo del día, y por la noche, los picos suelen ser más intensos. En algunos casos, como en los gatos, se suele asociar a un estímulo para la caza, y en los conejos, como instinto de supervivencia (lo que explicaría porque las primeras semanas en casa duermen con los ojos abiertos) sin embargo, también puede ser que se haya pasado el día durmiendo y necesite liberar toda la energía acumulada y que mejor manera de liberarla, que correteando sin parar. El movimiento involuntario de la pata se denomina "reflejo de rascado" y puede aparecer al rascarle detrás de las orejas, la panza, o la parte trasera del lomo. Al ser estás zonas más sensibles, necesitan protección extra contra posibles parásitos, insectos, semillas o ramitas, que se les puedan pegar durante un paseo, por lo que al percibir un estímulo en esa zona, las terminaciones nerviosas envían un mensaje al cerebro que activa la orden de rascar rascar y rascar para deshacerse de estos "agentes extraños".

Otra ocurrencia "graciosa" de nuestras mascotas, es cuando deciden usarnos como asiento o mejor aún, restregarnos sus partes traseras por la cara... Ambos animales cuentan con un sentido del olfato muy desarrollado, llegando incluso a ser 100.000 veces más sensible que el del ser humano gracias al uso del "órgano de Jacobson", órgano sensorial auxiliar que les permite identificar a través de las glándulas anales,  la dieta, género, e incluso estado emocional de su nuevo amigo. Cuando un gato te ofrece su trasera, te está haciendo una declaración de amistad, invitándote a conocerle mejor y a dejarse acariciar, todo un honor. En el caso de los perros, además de para recibir mimos y porque están a gusto, suele ser la manera de marcar su territorio y de avisar a las visitas de que ¡eres de su propiedad!

Cuando tu gato se quede paralizado mirando a un punto fijo y por más que mires no veas nada, si de repente levanta su labio superior y la cabeza como inhalando aire, lo que está haciendo es atraer partículas volátiles como feromonas a su órgano vomeronasal (situado entre la nariz y la boca). Si tu gato es de los que se queda quieto y no hace nada, a saber lo que puede estar percibiendo...

¡Y es que cada mascota es un mundo! ¡Cuéntanos comportamientos curiosos de tu compañero e intentaremos darles explicación! 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados