LA IMPORTANCIA DE ESTIMULAR A NUESTRAS MASCOTAS


No hay nadie como nuestra mascota para sacarnos la mayor sonrisa del día al abrir la puerta un martes al volver de trabajar. Es una felicidad contagiosa, que consigue que te olvides de todos esos papeles que aún te están esperando... un estímulo físico y emocional, que consigue que te sientas mejor.

Al igual que nosotros, nuestras mascotas también necesitan ser estimuladas, y no sólo en el terreno afectivo emocional, sino en el cognitivo, mental e instintivo. En este último, los principales afectados son los gatos, que al no haber cultura de sacarlos a pasear, la mayoría pasan su vida dentro de una casa sin llegar a tener contacto con el exterior más allá que a través de la ventana. Por lo que la estimulación de su instinto para que se sientan bien y sean felices es fundamental.

Una de las prácticas más comunes, es la de esconder parte de su comida por la casa para que tengan que rastrearla y encontrarla, o ponerla dentro de un juguete con el que tengan que interactuar para conseguirla. En el caso de los gatos, también es importante contar con sitios de descanso en alto y rascadores (verticales) para mantener sus uñas en buen estado y marcar su territorio (sin dejarte sin muebles). El introducir plantas en la casa es muy interesante ya que estimulará su sentido olfativo y de la curiosidad, proporcionándole además de algo interesante que investigar, un ambiente natural en el que ellos se sientan a gusto para explorar y relajarse en un entorno que conocen,que controlan, y libre del ruido y estrés exterior que suele abrumar a estas mascotas en las ciudades.

Un factor importante a tener en cuenta en el caso de los perros es que la mayoría no saben entretenerse y se aburren cuando están solos, lo que deriva en una inactividad que acaba afectando negativamente a su comportamiento y estado de ánimo. La solución es tan fácil como aprovechar al máximo los picos de actividad intensa de tu perro (suelen ser a primera hora de la mañana y última hora de la tarde) y respetar sus horas de sueño que rondan entre 15 y 16 horas. En estas horas de intensa actividad, dar paseos y realizar juegos como el escondite que requieran que busque, esté alerta, persiga etc... que le permitan liberar toda la energía acumulada, y en los momentos más tranquilos, facilitarles juguetes inteligentes para que se entretengan y realizar durante 5 o 10 minutos aprendizaje de órdenes como tumbarse, dar vueltas, la pata o incluso subirse a superficies con diferentes texturas para que vayan cogiendo seguridad y confianza.

¡Pequeñas cosas como estas harán que tu mascota se encuentre al 100% física, mental y emocionalmente!

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados