LA LLEGADA DE UN CACHORRO A CASA


La llegada de un nuevo miembro a la familia además de una alegría enorme, viene acompañada de una actividad frenética persiguiendo al pequeño explorador por todos los rincones de la casa. Desde el papel del cuarto del baño, los calcetines, esa inexplicable atracción a las zapatillas y a los cordones… por no hablar de los restos de comida o la emoción de perseguir la fregona. Para ellos es un mundo totalmente nuevo a descubrir y es muy importante marcarles pautas y líneas de aprendizaje que les enseñen a cómo comportarse.
Lo primero, sería elegir el sitio de la casa en el que va a dormir. Este sitio tiene que estar en un punto de la casa en el que haya una notable actividad familiar para que el cachorro se sienta arropado durante el día, sin embargo, no es aconsejable que duerma contigo en tu cuarto ya que a la larga le puede causar ansiedad por separación el no aprender a quedarse solo. Además es importante que no esté en un lugar en el que haya corrientes de aire ya que el cachorro podría enfermar y apartada de cualquier zona peligrosa como los fuegos de la cocina o la chimenea.
Su camita será el lugar que utilizaremos cuando el cachorro tenga un mal comportamiento o cuando tengamos una visita y se tenga que mantener tranquilo en un mismo sitio. Para ello se le puede dar la orden de “SITIO” y señalarle la camita para que entienda que tiene que quedarse ahí, simplemente utilizando palabras y gestos, nunca debemos atarle. Por ello, es fundamental no dejarle jugar con su colchón, ni morderlo para ver que hay dentro, ni arrastrarlo por toda la casa, tiene que quedarle claro que es un sitio de reposo.
Además de morder la cama, durante el cambio de dientes es normal que intente morder sillas, paredes, muebles (básicamente cualquier cosa que se cruce por su hocico), hay que apartarle con firmeza y decirle “NO” y a cambio proporcionarle huesos de colágeno o juguetes especialmente diseñados para esta etapa de cambio. Si seguimos este procedimiento cada vez que le veamos morder cualquier objeto de la casa, relacionará rápido que tiene cosas que sí que puede morder y jugar con ellas, pero que hay otras que tiene que respetar, como los muebles o los juguetes de los niños.
¡Y lo más importante de todo, disfruta de tu cachorro que crecen volando!

1 comentario


  • ines

    Me ha encantado este post!! Yo tengo un cachorro de casi 3 meses y me ha ayudado mucho leer esto. Gracias!!!


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados